Armonía musical - Lección 4: Inversión de acordes

Como vimos en la lección anterior, una tríada consta de una nota raiz con una tercera y una quinta sobre dicha raiz; cuando es así se dice que tenemos el acorde en posición radical.

Pero resulta que la nota raiz no tiene porque ser siempre la nota más grave del acorde, ya que las notas de las que consta la tríada pueden ser dispuestos en distinto orden.

Esto es lo que se conoce por inversión de acordes: cambiar la altura de las notas de la tríada para disponer el acordes en un determinado orden. Así además no suena el bajo tan monótono que tocando los acordes en su posición radical siempre.


Figura 5.  Inversiones para la tríada de Do mayor.

En la figura 5 podemos ver en primer lugar el acorde de Do mayor en su posición radical. En segundo lugar el mismo acorde pero en su primera inversión: hemos subido la nota Do del acorde una octava, quedando la quinta en el medio y la tercera en el bajo. El último acorde es el Do mayor en su segunda inversión, con la nota raiz en medio (y doblada), la quinta en el bajo y la tercera arriba.

Los números bajo los acordes invertidos indican los intervalos desde la nota más baja de cada acorde. Como se ve en la figura 5, la primera inversión de una acorde lleva en número 6, y se conocen como acordes de sexta.

Pero tambien podemos usar, en lugar de esos números, otro tipo de cifrado para las inversiones. Podemos designar estas inversiones de las tríadas añadiendo b para la primera inversión, y c para la segunda. Además, también se señaliza el grado de la escala para representar el acorde a tocar que corresponda.


Figura 6.  En la parte inferior se puede cifrar la armonía, señalizando
la tríada a tocar y su inversión.

El uso de las inversiones de los acordes proporciona a la armonía de un tema musical una gran variedad y ligereza; evitando el desplazamiento monótono del bajo.. Las premeras inversiones, por lo general, suenan mejor cuando se dobla la nota raiz o la quinta.

También hay que decir que, cuando se usan las dos primeras inversiones (por ejemplo, IVb y Vb) en sucesión, se debe tener precaución, ya que hay que evitar las quintas y las octava consecutivas.


Ir a:

pixel



Aprende Gratis 2007 © Mario Raja
página optimizada para todas las resoluciones